martes, 8 de julio de 2008

Cuentistas en Cophenague


Aprovechando que una futura lectora de cuentos ha llegado a la familia, vía Dinamarca, he regresado a Cophenague veinte años después de mi última visita. La estatua de Hans Christian Andersen sigue imperturbable junto al Ayuntamiento y ese fantástico Tívoli, que continúa creando magia.

Bicicletas, barcos, cafés, terrazas y una arquitectura vanguardista (desde la Opera a la nueva Casa de los Elefantes de Norman Foster), hacen de Cophenague una mas que agradable ciudad. Y si no, siempre os quedará la fábrica centenaria de cerveza Carlsberg.

2 comentarios:

construction loan dijo...

You have a very impressive blog.


construction loan

lotto winning numbers dijo...

Sorry if I commented your blog, but you have a nice idea.